Como todo al adoptar una estrategia de protección de datos, uno de los descuidos más comunes es centrarse únicamente en la red. Ignorar los factores humanos es una vulnerabilidad, no priorizar la seguridad y asumir que la información no tiene valor traerá consecuencias irreversibles.

Entre ellos encontramos lo 3 pilares de la ciberseguridad que son: confidencialidad, integridad y disponibilidad, los cuales se indicaron a lo siguiente:

  • La confidencialidad como su nombre lo dice esto debe ser tomado con total confidencia, no entrar a páginas a las que desconfías ya que estás infectar tu dispositivo robando así información confidencial , así mismo como divulgar con más personas datos empresariales y personales, recuerda que solo tú eres la autoridad ante tu información.
  • La integridad es mantener exactamente iguales a los datos que ha proporcionado, esta se pierde cuando se modifican.
  • La disponibilidad como lo dice es estar cuando uno necesite de esos datos, como coloquialmente llamamos “tenlo a la mano”.

Las amenazas a la integridad de los datos de la empresa pueden provenir de diversas fuentes y formas.

Por ello, es necesario plantearse proteger la seguridad de su negocio y adoptar recursos para prevenir ataques físicos y virtuales, fundamental para evitar pérdidas irreversibles.

Ahora en esta situación que vivimos sobre la pandemia sigamos reforzando esa seguridad digital, estar muy atentos a lo que recibimos por redes sociales o correo electrónico, tener cuidado y estar atentos ante cualquier ataque.

Teniendo en cuenta lo anterior, ¿la información de tu empresa es segura? Y si aún tienes dudas sobre cómo proteger tus datos, ¡contáctanos!